Imagen tomada del tráiler de 'Evangelion 3.0+1.0 Thrice Upon a Time' con un primer plano de Rey con expresión de sorpresa.

‘A Cruel Angel Thesis’ es el opening de anime más conocido de forma global y cuya popularidad no ha decaído a pesar de los años y que esperarías que obtuviese unas buenas regalías.

Desde bares de Karaoke en Japón, hasta las retransmisiones de Evangelion en la TV y en servicios de streaming, todos han pagado por sus derechos, pero pocos saben que ocurrió con las ganancias.

La letrista Neko Aikawa es la escritora de la letra que conmueve a millones de personas, y que finalmente reveló que ocurrió con su fortuna en los primeros años de su estreno.

Una viaje por la vida de Neko Aikawa

Aikawa se presentó en un show de variedades del canal Asahi el pasado martes, en el que reveló que la mayoría de sus regalías se perdieron en complacer los caprichos de su ex esposo.

Erol Şafak, un hombre de Turquía que conquistó a la letrista en sus viajes al país y que es 18 años menor que ella, se aprovechó de su amor para hacer uso de la fortuna que ganó con el hit.

Al ser una relación a distancia, Aikawa y Şafak decidieron contraer matrimonio en 2001 para disminuir la brecha, lo que resultó en un gasto de 600.000 yenes ($5.712) para llevar al hombre a Japón.

Cuando finalmente se casaron, Oikawa pagó la mayoría de los gastos y proyectos de su esposo, incluida la inversión de $95.214 para iniciar una agencia de viajes, $57.127 para un automóvil para la empresa y $142.820 para una oficina.

No conforme con el pequeño emprendimiento, Şafak obtuvo con el dinero de su esposa una parcela de terreno en Capadocia, Patrimonio de la Humanidad de Turquía, por $704.577,
para iniciar la construcción de un hotel que nunca concluyó.

En 2014, Şafak pidió el divorcio, algo que devastó a la artista, tras ver que su ex se había preparado para este escenario gastado su dinero en un Porsche, relojes para sus amigas y siete casas para él.

A pesar de que Aikawa esperaba poder arreglar su situación matrimonial con su ex marido nunca ocurrió, pero dejó una historia curiosa sobre lo que pagaron las regalías de ‘A Cruel Angel Thesis’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *