El sospechoso de 41 años de edad, quien fue arrestado el 18 de julio huyendo de las oficinas de Kyoto Animation, será arrestado por las autoridades de la zona el próximo miércoles 27 de mayo.

Aunque víctimas que resultaron afectadas durante el ataque lo han señalado como el culpable, las autoridades se negaban a realizar una acusación formal hasta que el sospechoso se recuperara de las heridas causadas en el incidente.

Con quemaduras de tercer grado en el cuerpo y el rostro, el sospechoso se mantuvo hospitalizado recibiendo un tratamiento experimental con piel artificial, siendo dirigidas las donaciones de tejido natural a las víctimas del ataque, a las que se les dio prioridad.

En octubre de 2019, la policía de Kyoto consiguió una orden de arresto a la espera de su recuperación, pero ya para marzo el estado de emergencia y el virus detectado tanto en los centros de detención de Osaka y Kyoto, hicieron que las autoridades retrasaran su arresto.

Actualmente, con el estado de emergencia levantado y ambas prefecturas conteniendo la infección que se propagó desde Wuhan, China, la fuerza policial de Osaka planea tomar custodia del sospechoso en el centro de detención de la región.

En este centro, el sospechoso aguardará por el debido proceso judicial que dictará la sentencia del acusado de asesinar a 36 trabajadores del mundo de la animación y de herir a los 35 restantes que se encontraban en el Studio 1 esa mañana.

Esta situación ha causado gran estrés a familiares y amigos de todos los que fueron afectados en el ataque, que hasta el día de hoy piden que el pirómano sea procesado por la ley.

Aunque el edificio de Kyoto Animation fue demolido semanas atrás y a un año del incidente, las memorias de los directores, guionistas e ilustradores que perecieron el 18 de julio de 2019 vivirán a través de las obras de uno de los estudios más grandes de Japón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *